El Tiempo Clasificados
Nuestros portales especializados:
  • Elempleo
  • Carroya
  • Miles de artículos
  • ¡Qué buena compra!
Facebook Twitter
¿Necesita ayuda? 01 8000 115 252
 
    Noticias       Financiación       Compra y Venta       Arriendos       Ciudades y Precios       Propiedad Horizontal       Guía para Empresas       Diseño y Arquitectura    
 
HOMENAJE
As� es el Centro Cultural Gabriel Garc�a M�rquez
Espacios del Centro Cultural Gabriel Garc�a M�rquez
     
Aprovechar  
la naturaleza del ladrillo llev� al arquitecto Rogelio Salmona a explorar el material partiendo de su color, forma, escala y textura para enriquecer sus obras.
       
Velocidad


Información Relacionada
    Galería de Imágenes
  Espacios del Centro Cultural Gabriel Garc�a M�rquez  

Dise�ado por Rogelio Salmona, es un espacio para encontrarse con la literatura en pleno centro hist�rico de Bogot�.

Cuando el Fondo de Cultura Econ�mica compr� en 2003 el predio donde hoy se ubica el Centro Cultural Gabriel Garc�a M�rquez, carrera 6 con calle 11, se empezaba a materializar el sue�o de dos pa�ses, M�xico y Colombia, contar con un espacio cultural que tuviera como protagonista los libros.

Los or�genes de este gesto tienen sus antecedentes en el siglo pasado cuando empezaban a llegar al pa�s colecciones del Fondo de Cultura Econ�mica como los Breviarios, Tierra Firme, Letras Mexicanas y la Colecci�n Popular, que pronto se ganaron un lugar entre los lectores colombianos, gracias a la labor de los libreros de la �poca.

De la circulaci�n de estos libros entre los lectores, en las d�cadas de los cuarenta y cincuenta, a la creaci�n de una agencia en el pa�s del Fondo de Cultura Econ�mica pasaron algunos a�os pues �sta se abri� en 1975.

Luego se tuvo que esperar hasta 2001 para que se creara la filial como tal que tiene a su cargo los mercados de Colombia y Ecuador y que ha permitido la publicaci�n de 39 nuevos t�tulos en nuestro pa�s.

El paso al Centro Cultural Gabriel Garc�a M�rquez como un regalo del gobierno mexicano al colombiano a trav�s del Fondo de Cultura Econ�mica, que se abre al p�blico proximamente, no es otra cosa que el resultado de una estrecha relaci�n intelectual entre los dos pa�ses.

Arquitectura para la cultura
El encargo del Centro Cultural lo recibi� el arquitecto Rogelio Salmona en 2003 con benepl�cito como lo mencion� en su momento.

�El que me hubieran invitado a dise�ar el edificio para la sede del Fondo de Cultura Econ�mica de M�xico en el coraz�n de Bogot� fue para m�, adem�s de un privilegio, una enorme responsabilidad intelectual, profesional y urbana�.

En un lote de 3.239 metros cuadrados que hasta 1920 dio lugar al Claustro de la Ense�anza y donde hasta el 9 de abril de 1948 se ubic� el Palacio de Justicia, se desarroll� un proyecto arquitect�nico con 9.500 metros cuadrados de construcci�n que alberga un auditorio con capacidad para m�s de 324 personas, un �rea de exhibici�n para diversas expresiones art�sticas con 216 metros cuadrados, una librer�a de 1.200 metros con capacidad para 50 mil libros, un almac�n de discos, un restaurante, un caf� y un �rea destinada a las oficinas del Fondo de Cultura Econ�mica de M�xico.

Quienes recorran el lugar se encontrar�n con gestos arquitect�nicos que identifican a su autor. La presencia del ladrillo es uno de ellos.

En este caso la arcilla cocida tom� un tono arena que combinado con un concreto ocre le imprimen a la construcci�n su primera caracter�stica, calidez.

Como era usual en las obras de Rogelio Salmona, la exploraci�n de las posibilidades est�ticas del ladrillo se daba tanto a nivel de pisos como de muros.

Y en este caso ocurre igual. En el gran patio, que se convierte en punto de encuentro principal de los visitantes, la manera como se dispuso el material gener� un interesante juego visual cuyo l�mite es la acequia que circunda el �rea.

Con una expresi�n un tanto diferente pero no menos rica, en un nivel inferior al del acceso, despu�s de realizar un corto recorrido por una rampa, se observa el trabajo con el ladrillo a partir del muro curvo que encierra el auditorio y que se convierte en elemento protag�nico en este punto.

La presencia del agua es casi una constante en la obra de Salmona, y tambi�n ocurre en este proyecto. Ya se mencionaban las acequias, y el espacio semicircular que se abre frente a la librer�a ofrece la vista de un espejo de agua.

Dec�a el arquitecto en sus memorias descriptivas: �Quise hacer una arquitectura abierta al encuentro, a la alegr�a, al goce, a la sorpresa, a la meditaci�n��.

Situaciones que se dan justamente a trav�s del recorrido como una circunstancia que permite experimentar la arquitectura.

Para descubrir un edificio hay que recorrerlo y es justamente eso lo que el arquitecto quer�a que se hiciera con sus obras. Pasearlas para que poco a poco fueran apareciendo los distintos espacios proyectados para emocionar.

A este respecto, dec�a Salmona que si el recorrer la arquitectura necesita tiempo, entonces el tiempo hace parte de la arquitectura.

Y agregaba: �el espacio que se recorre no es un hecho fortuito, es un hecho buscado�.

A prop�sito del recorrido planteado en el CCGGM, este es franco y abierto. Desde la acera el caminante ya se da una imagen del proyecto y as� es invitado a entrar.

Sobre todo teniendo en cuenta que el Centro Hist�rico de Bogot� cuenta con un alto n�mero de visitantes al d�a, gracias a las 29 universidades, 24 colegios, 7 bibliotecas y 58 entidades de car�cter cultural que se concentran en el sector.

 
Más temas
  PUBLICACIONES
Revista HABITAR, diciembre de 2007
 
  DE COMPRAS CON...
�Qu� sorprende a Mar�a Villegas en navidad?
 
  HABITANDO EL ESPACIO
Casa y piscina se mezclan en una imponente monta�a
 
  ESPECIAL
Lo �ltimo en decoraci�n navide�a
 
  ESPECIAL
En navidad, ponches al mejor estilo
 
  ESPECIAL
Regalos con dise�o y mucho sabor
 
  ESPECIAL
La mesa, protagonista de la escena navide�a
 
  DISE�O PERSONAL
La est�tica y la comida, inseparables
 
  IDEAS & NOTICIAS
Novedades en decoraci�n y arquitectura
 
     
 
 
Use una de estas opciones:
1. Por tema:
  2. Por palabra:
 

3. Especial
(Digite la palabra
y elija la sección):