El Tiempo Clasificados
Nuestros portales especializados:
  • Elempleo
  • Carroya
  • Miles de artículos
  • ¡Qué buena compra!
Facebook Twitter
¿Necesita ayuda? 01 8000 115 252
 
    Noticias       Financiación       Compra y Venta       Arriendos       Ciudades y Precios       Propiedad Horizontal       Guía para Empresas       Diseño y Arquitectura    
 


 
 
La primera impresi�n que ofrece la casa  es la de una masa de concreto cerrada en el acceso y abierta totalmente hacia la vista hacia el valle de Aburr�.
Foto: Jorge Gamboa

HABITANDO EL ESPACIO
Mirador de concreto : una casa dise�ada en funci�n de la naturaleza

De geometr�a clara y usando materiales trabajados con franqueza, G�mez Piedrahita Arquitectos dise�� esta casa en funci�n de disfrutar el paisaje desde sus espacios interiores y sus terrazas.

Patricia Ruan
Texto
Jorge Gamboa
Fot�grafo

Enmarcar el paisaje de m�ltiples formas fue el objetivo de este dise�o desarrollado por la firma G�mez Piedrahita Arquitectos que conforman la pareja constituida por Beatriz Piedrahita y Sergio G�mez con 25 a�os de pr�ctica. 

A nivel del acceso la casa se proyecta cerrada mientras que de cara al occidente se abre completamente respondiendo a la excepcional vista que ofrece el valle de Aburr� y la ciudad de Medell�n. La casa se dise�� en funci�n de la naturaleza.  Son 400m2 a los que se suman sus 150 metros cuadrados (m2) m�s en las terrazas.

Empecemos por su emplazamiento arquitect�nico. Emplazada en el cerro haciendo gala de un cuidadoso trabajo de ingenier�a estructural, �sta construcci�n de vol�menes rectangulares en concreto se rompe con algunos vanos, uno dise�ado para marcar el acceso que se reviste con una piel de madera y otros que se convierten en ventanas estrat�gicamente dispuestas.  
 
La franqueza que domina el proyecto se manifiesta tanto en el manejo de sus materiales -concreto, vidrio y madera- como en su planteamiento espacial, sobre todo en el �rea social de la casa situada en la primera planta. Al cruzar el umbral ya se est� en el ambiente conformado por un estudio en el que sobresale su biblioteca dise�ada de piso a techo seguido por el sal�n-comedor que goza de doble altura y que se abre completamente al exterior. Luego se presenta la cocina que se proyecta hacia la terraza.

La generosidad con la que se manejaron los espacios en el proyecto queda en evidencia en esta zona social que alcanza m�s 5.50 metros de altura. El complemento de este espacio generoso est� en su terraza que va de lado a lado como una gran pasarela propiciando la experiencia de una casa-mirador.

Si bien se est� hablado de una volumetr�a franca y de acabados de trazos limpios y sin adornos, el contraste que se crea con la presencia de la madera de XX utilizada en el piso agrega color al espacio y le aporta un tono de calidez que contrasta con los muros blancos y los planos de concreto a la vista.  

Sin duda, la iluminaci�n ocupa un cap�tulo especial dentro del proyecto. Las amplias vidrieras instaladas de cara al poniente abren la casa al exterior y permiten gozar de las puestas de sol y mantener la casa con una buena temperatura. Por otro lado, el manejo de los tragaluces circulares en la cubierta enmarca la circulaci�n en la segunda planta que se concibi� como un puente tendido sobre la zona social, entre la habitaci�n principal a un extremo y los dos dormitorios y el estudio del otro lado.
 
Aqu�, el conjunto del puente de acero y la escalera en concreto con los pasos en voladizo le imprime dinamismo al dise�o. Como en otros puntos de la casa, los revestimientos en madera armonizan la severidad de los materiales con el car�cter   residencial de la arquitectura.

Al igual que en los espacios comunes de la casa en los m�s privados, las habitaciones, el manejo de la vista y de la iluminaci�n tambi�n fue importante. Amplias ventanas traen el paisaje al interior, sin dejar de lado los ba�os que tambi�n participan de la presencia de la luz natural y de la naturaleza.

�La casa fue dise�ada para vivir de una manera f�cil, moderna y para el disfrute del paisaje�, dice la arquitecta Beatriz Piedrahita a manera de s�ntesis; y no podr�a estar m�s en lo cierto,  esta es una arquitectura que responde al entorno y se goza en �l.

 
Más temas
  PUBLICACIONES
Revista HABITAR, Noviembre de 2012
 
  DE TIENDAS
Juego de platos: diversi�n a la hora de poner la mesa
 
  BUENAS IDEAS
Decoraci�n para la bicicleta
 
  HALLAZGO
Literatura y naturaleza, conectadas gracias al �rbol-biblioteca
 
  SITIOS
El arte y la moda de Tamara Brazdys
 
  DE COMPRAS CON
A�da Furmanski, en la onda de las artesan�as
 
  HABITANDO EL ESPACIO
Del paisaje al paisaje: nueva propuesta de la relaci�n entre naturaleza y humano
 
  HABITANDO EL ESPACIO
Casa en el embalse: una obra de arte para vivir
 
  ESPECIALES
Terrazas y jardines, naturaleza encantadora
 
  DECORACI�N
Tocar el cielo decorando el jard�n o terraza de la casa
 
  DISE�O PERSONAL
Ruta para el desarrollo de Medell�n
 
  DISE�O PERSONAL
Jard�n Infantil Santo Domingo Savio
 
  OBJETOS
Con una vibrante frescura
 
  SOLUCIONES
Al calor de la mesa: comedores para todo tipo de gusto
 
  EN SU ESPACIO
Una s�ntesis de Teresa S�nchez
 
  MUNDO
Un templo para vivir en el centro de Utrecht, Holanda
 
     
 
 
Use una de estas opciones:
1. Por tema:
  2. Por palabra:
 

3. Especial
(Digite la palabra
y elija la sección):